Logística de ultima milla

Navidad Digital: el último desafío logístico del año

Portada

Navidad digital: el último desafío logístico del año

Este fue un año complejo, marcado por la llegada del Coronavirus y el cambio a nivel mundial que esta enfermedad significó. No sólo paralizó el comercio físico, sino que también obligó a las personas a mantenerse en sus casa por meses, cambiando los hábitos de consumo y compras.

En este nuevo escenario el abastecimiento de elementos básicos como comida, vestimenta y servicios en general se concentró de manera electrónica. Algo tan simple y cotidiano como ir al supermercado a realizar las compras del mes se trasladó a una pantalla, ya sea por medio de aplicaciones o sitios web de los comercios, los consumidores se vieron en la necesidad de realizar esta actividad rutinaria a través de internet.

Lo anterior presentó un tremendo desafío para el ecommerce, viendo durante los primeros meses de confinamiento sus sistemas de distribución colapsados y con mucho más trabajo que en años anteriores. En este sentido, la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) detalló que se proyecta una expansión en torno al 55% anual en ventas en línea, lo que se traduce en nueve millones de dólares en ventas.

La navidad: último hito del año para el comercio

Este particular año no había finalizado y aún quedaba el último desafío: la navidad. Cumplir con los plazos de entrega para el consumidor vendría siendo lo más importante en esta etapa, nadie quería recibir un regalo el 26 de diciembre. Si bien las medidas de confinamiento se pusieron más firmes, al menos en Chile aun existía la posibilidad de ir a realizar las compras en la semana (dado que los fines de semanas estaba prohibido salir para ciertas zonas). Pero para un grupo, esto no fue una alternativa, y todas sus compras navideñas las realizaron por internet.

Para este grupo el precio, los tiempos de entrega y la disponibilidad de productos fueron esenciales, sus expectativas estaban puestas en el cumplimiento de la promesa de los plazos, y para ello toda la cadena de abastecimiento debía funcionar como un reloj, ya que cualquier inconveniente podría haber significado un retraso, la posterior insatisfacción del cliente y la posible pérdida de un cliente , ya que no volvería a comprar en este comercio que le falló.

En términos comerciales esta festividad es la más importante del año, y considerando las particularidades de este año, la plataforma global de medios Teads, que reúne a más de 3000 medios periodísticos en el mundo, realizó un sondeo para conocer los hábitos de consumo de cara a la navidad. En el estudio participaron 1.800 personas mayores de 18 años de Argentina, Brasil, Colombia, México, Chile y Perú.

Respecto a la planificación de las compras, los sondeos de Teads señalaron que en América Latina un 85% haría regalos en estas fiestas. De este grupo el 78% planeaba comprarlos en noviembre y diciembre y solo el 24% esperaría a última hora. Únicamente un 8% previsor, comenzó antes de octubre.

Otro dato interesante que arrojó el estudio es que un 60% de la muestra indicó que compraría tanto online como en forma presencial en las tiendas, y que lo que más incide a la hora de comprar es la relación costo-beneficio (78%), el envío gratuito (26%), disponibilidad del producto (18%) y el conocimiento previo que tienen de la marca (15%).

El desafío para el ecommerce y la logística

El coronavirus cambió los hábitos de consumo y sumó nuevos consumidores a las compras por internet. Si la navidad hubiese sido en julio, probablemente los sistemas de distribución no hubiesen dado abasto para cubrir las necesidades, sin embargo, tras meses de experiencia y fortalecimiento del área, se espera haber cubierto de forma positiva los requerimientos de los clientes para estas fecha.

Esta fue la primera navidad digital y se presentó como una excelente oportunidad para que el ecommerce demostrara todo lo que creció durante los meses de pandemia y cómo se adaptó a las nuevas necesidades. En este escenario la logística juega un papel fundamental.

Dadas estas nuevas condiciones se estimaba que las empresas que ofrecían comprar online y/o retirar en sus tiendas aumentarían sus ventas digitales en un 90% en promedio respecto al año anterior, lo que a nivel logístico significaría funcionar como si fuera un evento como el cyberday y la presión que ello acarrea.

Esperamos que esta navidad haya cumplido con las expectativas de los clientes y del comercio. Que se haya aprendido de los errores y que las empresas no olviden que el aprendizaje debe ser continuo. En esta línea, la tecnología ocupa un papel fundamental.

Francisca es Ingeniero Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez. Actualmente se desempeña como Gerente de Desarrollo Comercial en Drivin, una solución SaaS que permite a empresas con operaciones intensivas de despacho, reducir de manera significativa sus costos de transporte y además mejorar la calidad en el servicio a sus clientes finales.