Tendencias

La nueva forma de hacer las cosas post Covid

post-covid

La pandemia por Coronavirus afectó el funcionamiento del mundo en general durante el año 2020. Es cierto que el proceso de vacunación avanza a nivel global, pero los expertos plantean que quizá nunca volveremos a lo que conocíamos como normalidad. ¿Cómo será el mundo post covid? ¿Cómo será la logística?

Los efectos negativos que ha traído la pandemia por Covid son conocidos: lamentamos muertes, vimos el colapso de los sistemas de salud a nivel mundial, desempleo, negocios que se han visto forzados a cerrar, crisis económica, entre otras.  A pesar de lo anterior, a nivel de las empresas pudimos ver algunos aspectos que valen la pena destacar como la modernización y digitalización de las empresas.

Cambios post Covid

En el caso de las empresas, el actual escenario obligó a adaptarse para sobrellevar la crisis, es así como en el caso del comercio, quienes sobrevivieron fueron quienes tenían o bien implementaron un buen sistema de e-commerce y a futuro el camino es rediseñar procesos, reinventarse y adaptar nuevas tecnologías, de manera de poder aguantar los embates que aún pueda presentar esta impredecible enfermedad.

Sin embargo, es difícil cambiar modelos de negocio que ya estaban afianzados y proponer nuevas formas de relacionarse con clientes, empleados y proveedores. Pero debemos aceptar que algunas de las cosas que hacíamos antes de la pandemia tendrán que cambiar.

Retos para la gestión logística

Como ya hemos visto, la irrupción del Coronavirus ha afectado absolutamente en todo, en el caso de la logística, los principales desafíos en la era post pandemia son:

  • Aumento del  ecommerce: si bien el comercio electrónico venía en aumento hace años, durante la pandemia se ha acelerado, y se espera que la tendencia siga en alza durante los años que vienen. Este crecimiento va a obligar a rediseñar las cadenas de suministro en diversos sectores y también requiere cambios operativos en los procesos logísticos de almacenaje y transporte.
  • Nuevo cliente: durante el desarrollo de la pandemia el cliente cambió y evolucionó. Ahora es más exigente, espera que se cumplan los plazos de entrega y quiere saber dónde está su compra en todo momento.
  • Digitalización de procesos: durante bastante tiempo se ha postulado que la transformación digital es uno de los principales factores para conseguir que las empresas sean más competitivas. En el área logística no se puede eludir dicho cambio, especialmente considerando que ésta va a ser una de las herramientas fundamentales para salir de la crisis económica que ha provocado la pandemia.
  • Innovaciones tecnológicas. La Internet de las cosas, conectividad, 5G o sensorización son términos que en logística se deberán incorporar, pues van a representar cambios en la forma de trabajar y operar.

Claves para sobrevivir

Los retos antes mencionados tienen gran relación con el funcionamiento de la gestión logística de las empresas, a grandes rasgos, los aspectos en los que se debe intervenir sí o sí son:

  • Inventario: Será fundamental mantener un nivel de inventario acorde a las necesidades de los clientes y garantizarlo a través de una mejora continua en las relaciones con los proveedores y en mantener controlada la disminución del nivel de diferencia de inventario.
  • Picking: Se prevé un aumento en la automatización de los procesos de picking, o realizar análisis para parametrizar el proceso de picking, de manera de mejorar la rapidez y ofrecer garantías en la preparación del pedido.
  • Transporte de última milla: Se espera que los plazos de entrega sean cada vez más cortos, pues los clientes quieren que sus productos estén más rápido en su destino. En este sentido será un desafío realizar entregas rápidas en ciudades grandes y se requerirá gran creatividad, flexibilidad y utilizar opciones tecnológicas cada vez más automatizadas y eficientes en el proceso.
  • Trazabilidad: se deberá buscar la forma de compartir la información a lo largo de toda la cadena de suministro, para que el cliente sepa siempre dónde se encuentra su compra.
  • Logística inversa: Es un aspecto que se debe considerar, pues al aumentar las compras por internet, también aumentarán los retornos de mercadería, ya sea por desperfectos, devoluciones, etc En este sentido, las medidas que se implementen en este ciclo inverso deben tener las mismas garantías que las diseñadas para flujos directos de mercancía.

Tú que opinas al respecto? Nos encantaría saber tu opinión.

Si crees que necesitas ayuda para hacer más eficiente tu operación logística, contáctanos para coordinar una reunión con uno de nuestros ejecutivos. Puedes hacerlo AQUI

Francisca es Ingeniero Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez. Actualmente se desempeña como Gerente de Desarrollo Comercial en Drivin, una solución SaaS que permite a empresas con operaciones intensivas de despacho, reducir de manera significativa sus costos de transporte y además mejorar la calidad en el servicio a sus clientes finales.