Logística de ultima milla

La logística detrás de las vacunas

La llegada de las vacunas a Chile

La llegada de la vacuna de Pfizer contra el Coronavirus a Chile fue una luz de esperanza al finalizar el complejo año 2020 en términos de salud. Cerca de 20.400 dosis dieron inicio a la ruta de inmunización, la que comenzó a penas llegaron las vacunas y se extendió con las 11.700 dosis provenientes de Bélgica que arribaron la semana siguiente.

Estas últimas servirán como refuerzo a los primeros vacunados, todos trabajadores de las Unidades de Tratamiento Intensivo de las regiones de Biobío, La Araucanía, Magallanes y Metropolitana, y se ampliarán a más funcionarios de la salud en Tarapacá, Valparaíso, El Maule, Los Ríos y Los Lagos.

Una de las características fundamentales de este proceso es su conservación. Meses atrás se informó que para su correcta mantención deben estar almacenadas en congeladores a 70 u 80 grados bajo cero. Lo anterior dificultaría el acceso de la inyección a farmacias o consultorios pequeños, los que no contarían con esta capacidad de refrigeración.

El primer paso para traer las vacunas a Chile fue contar con la aprobación por parte de organismos mundiales como la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA), la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP).

Si bien la experiencia positiva de Chile en el manejo masivo de vacunas hace más fácil la tarea de la distribución a gran escala, no deja de ser un desafío la logística para llegar con las dosis a todos los rincones del país, debido a que a las vacunas que ya llegaron se sumarán miles de dosis más que el gobierno tiene compradas a distintos laboratorios, hasta completar 36 millones de vacunas.

El transporte de las vacunas

Según un estudio realizado por DHL en conjunto con McKinsey & Company, se estima que se deben trasladar 10 mil millones de dosis de vacunas a nivel mundial, para de esta manera asegurar la cobertura global en los próximos dos años. De este modo se espera inmunizar al 70 % de la población, lo que en términos de transporte significará trasladar 15 millones de cajas refrigeradas, para lo que se requeriría unos 200 mil desplazamientos de contenedores y unos 15 mil vuelos.

Como ya se mencionó anteriormente, durante dichos traslados el factor más relevante es respetar la temperatura de los contenedores, para así mantener la cadena de frío. En este sentido, cualquier empresa frigorífica que distribuye alimentos puede almacenar vacunas de Covid-19, con los correspondientes permisos de la autoridad sanitaria y adaptando escrupulosamente su actividad al manejo de estos productos.

Al respecto, las autoridades chilenas han explicado que en el país se habilitó un centro de almacenamiento y distribución de vacunas contra el Coronavirus, en el que se recibirán los cargamentos de dosis que lleguen al país. Asimismo, para la operación logística de la vacuna, se cuenta con tres ultra congeladores que permiten mantener la temperatura bajo los -70 grados y que pueden almacenar hasta 380 mil dosis.

En esta fase se consideran todas las medidas que será necesario implementar para asegurar una correcta recepción de las dosis de vacunas en el aeropuerto, así como su traslado a las bodegas que se han equipado especialmente para su manejo y, posterior distribución a la población correspondiente.

En tal sentido, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, enfatizó que “esta operación exige un esfuerzo gigantesco de recursos, de logística, de organización, de distribución y nos hemos preparado para poder cumplir con ese gran desafío”.

A la fecha han llegado dos vuelos comerciales con más de 20 mil dosis de la vacuna de Pfizer al país, las que están destinadas a personal médico y de establecimientos de salud de las regiones Metropolitana, del Bío Bío, La Araucanía, Magallanes, Tarapacá, Valparaíso, El Maule, Los Ríos y Los Lagos.

Posteriormente, la Fuerza Aérea de Chile (FACh) y la Prefectura Aérea de Carabineros son los responsables de distribuir dichas dosis a distintos lugares del país.

En el caso de la FACh, se encargan de la distribución hacia las regiones más extremas, mientras que Carabineros realiza el reparto en el centro. Inicialmente son trasladadas en aviones pertenecientes a dichas instituciones y tras la llegada a los distintos aeropuertos, son llevadas en ambulancias hacia sus destinos finales, en donde son mantenidas en condiciones óptimas.

Esta semana llegará un tercer cargamento, el más grande con más de 80.000 dosis.

Sin lugar a duda, la logística juega un papel primordial en estas campañas. Te invitamos a agendar una video conferencia con uno de nuestros ejecutivos, para contarte cómo Drivin puede ayudar en el ruteo eficiente y en el control de las rutas.

Francisca es Ingeniero Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez. Actualmente se desempeña como Gerente de Desarrollo Comercial en Drivin, una solución SaaS que permite a empresas con operaciones intensivas de despacho, reducir de manera significativa sus costos de transporte y además mejorar la calidad en el servicio a sus clientes finales.