Tendencias

Ventajas de aplicar KPI en logística

KPI en logística

Los KPI en logística ( Key Performance Indicator) son un conjunto de indicadores logísticos que muestran el rendimiento de las distintas actividades de una empresa, desde sus operaciones hasta el servicio al cliente. Estos datos  son tan necesarios e importantes porque permiten a las compañías crear estrategias para optimizar la calidad y lograr la excelencia en todas las etapas e producción.

Logistec[1] cita al consultor logístico y académico español, José Manuel Toledano, Profesor del Grado de Ingeniería de Organización Industrial en la UDIMA, quien señaló que: “un indicador de desempeño nos tiene que servir para evaluar el rendimiento y los resultados de nuestra planificación estratégica, evaluación que, sencillamente, nos ayuda a la toma de decisiones”. Estas herramientas, agregó el académico, sirven “para determinar el desempeño y demostrar el grado de progreso hacia los objetivos, midiendo lo que realmente sucede en comparación con lo que se ha planificado o con un estándar. Lo normal es que esas comparaciones se hagan en términos de cantidad, de calidad y de tiempo y que se traduzcan en una expresión numérica que mida el resultado en términos cuantitativos”.

En el caso del sector Logístico este indicador juega un papel sumamente importante, pues revelará a la empresa datos fundamentales sobre los procesos utilizados en ella y cómo el cliente está recibiendo y entendiendo el servicio.

¿Qué son los KPI en logística ?

En Datamix[2] detallan que los KPI en logística abarcan a una serie de índices utilizados para medir y evaluar las numerosas etapas que forman parte de un proceso dentro de las empresas.

Con  estos indicadores los gerentes pueden crear estrategias para optimizar sus procesos, por ejemplo disminuyendo costos y brindando un mejor servicio al cliente. Esta clase de indicador clave de rendimiento se evalúa de manera cuantitativa, correspondiendo a datos numéricos o porcentuales

En resumen, la utilización de los KPI en logística revelará a la compañía datos importantes sobre los procesos, la operación en general y cómo el cliente está recibiendo y entendiendo el servicio.

Dentro de los procesos pueden aparecer problemas al momento de capturar y analizar la información y en ese momento los KPI logísticos pueden ser grandes aliados para crear estrategias que resuelvan los problemas y apliquen mejoras, haciendo que el cliente se sienta siempre bien atendido. Al mismo tiempo, los KPI de logística dan cuenta de las cosas que se están haciendo bien en la empresa, lo que permite tener una métrica concreta de cómo seguir realizando las labores de forma exitosa.

Tipos de KPI en logística según su etapa

Mecalux[3] detalla que “los indicadores clave más habituales en logística son aquellos que se definen en función de las distintas áreas de trabajo que componen la cadena logística” y destacan los siguientes ejemplos de KPI logísticos:

1) KPI de transporte logístico:

Los KPI de transporte facilitan el análisis del impacto logístico que tiene el movimiento de mercancías en cada tramo de la cadena de suministro. Aquí cobra especial importancia el control de la entrega final o última milla debido a su complejidad y, por tanto, mayor coste.

Ejemplos:

  • Coste del transporte sobre las ventas: este KPI logístico muestra la proporción entre el
    coste que acarrea el transporte respecto a las ventas conseguidas. Coste del
    transporte sobre las ventas = Coste total del transporte / Ventas
  • Entregas a tiempo: revela la agilidad del transporte en la última milla en forma de
    porcentaje. Entregas a tiempo = Nº de entregas a tiempo / Nº total de entregas
    realizadas x 100
  • Nivel de utilización de la flota: determina la capacidad de transporte ocupada en
    relación con su capacidad total en volumen (m3) o peso (kg). Utilización del transporte
    = Capacidad real utilizada / Capacidad total en kg o m3

2) KPI de almacenamiento:

Para un buen control del almacén son imprescindibles los sistemas de gestión, que registran datos de manera continua. Esta información se traduce en indicadores clave de rendimiento (KPI), que permiten medir la evolución de las operaciones intralogísticas. Los KPI no solo sirven para valorar el desempeño del centro cada cierto tiempo, sino que también facilitan el control permanente del almacén.

Algunos ejemplos son:

  • Coste unitario de almacenamiento: relaciona el coste de almacenamiento con el
    número de referencias que hay en el almacén en un periodo concreto. Coste unitario
    de almacenamiento = Coste total de almacenamiento / Capacidad nominal X Índice de
    ocupación
  • Tiempo de ciclo de orden interno: es el tiempo que tarda un pedido en completarse
    desde que llega la orden al almacén hasta que sale por el muelle de
    expediciones.Tiempo de ciclo de orden interno = Fecha de entrada de pedido – Fecha
    de expedición
  • Tasa de entrega completa y a tiempo: mide el número de órdenes de pedido ya
    preparadas para ser recogidas. Muestra la productividad y el nivel de servicio al
    cliente. Tasa de entrega completa y a tiempo = Nº de pedidos completos a tiempo / Nº
    total de pedidos x 100

3) KPI de inventarios:

Son aquellos que permiten analizar el movimiento de stocks a lo largo de la cadena de suministro. Se trata de indicadores fundamentales para todas las áreas logísticas, ya que gracias a la información que suministran, es posible organizar de forma más precisa el re-aprovisionamiento de los productos, teniendo en cuenta los costes y las necesidades del departamento comercial.

Ejemplos:

  • Rotación de existencias: muestra el número de veces que se renueva el inventario en
    el tiempo que determinemos (si los datos son anuales, será a lo largo del año). Cuanto
    más alta sea mejor, ya que significará que las ventas están generando beneficios para
    la empresa. Tasa de rotación = Valor de las referencias vendidas / Valor promedio de
    existencias
  • Rotura de stock: este KPI indica el número de veces que la empresa no ha podido
    satisfacer la demanda por encontrarse sin existencias. Índice de rotura de stock =
    Pedidos no satisfechos / Pedidos totales x 100
  • Contracción de inventario: expresa la exactitud del inventario a través de un
    porcentaje. Refleja la relación entre el inventario que teóricamente hay en el almacén
    y el inventario físico que hay en realidad. Contracción de stock = (Stock que debería
    haber – Stock que hay realmente) / Stock que debería haber

Ventajas de utilizar KPI en logística

La utilización de KPI logísticos ofrecen a las empresas numerosas ventajas, tanto en sus procesos, como en el desempeño, algunas de estas ventajas son;

  • Mayor satisfacción del consumidor final.
  • Permite identificar la calidad de los materiales.
  • Reduce los costos generados por la empresa.
  • Aumento de la capacidad de servicio.
  • Asegura una toma de decisiones más asertiva y bien fundada. Esto gracias a sus indicadores.
  • Genera mayor productividad.
  • Aumento de la seguridad en lo que respecta a producción y servicios.
  • Mejorar la gobernanza empresarial.
  • Manejar los riesgos y analizar los escenarios.
  • Compartir información con agilidad y transparencia.
  • Usar la meritocracia y la gestión a la vista para motivar y dirigir equipos.
  • Encontrar oportunidades de mejora.

Esperamos que esta información de KPI en logística te haya sido de gran utilidad.


Francisca es Ingeniero Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez. Actualmente se desempeña como Gerente de Desarrollo Comercial en Drivin, una solución SaaS que permite a empresas con operaciones intensivas de despacho, reducir de manera significativa sus costos de transporte y además mejorar la calidad en el servicio a sus clientes finales.