Tendencias

Desafíos de la distribución post pandemia

Desafíos que nos deja la pandemia

Cuando la pandemia por Coronavirus lleva más de un año presente en nuestras vidas, no caben dudas de que esta contagiosa enfermedad lo cambió absolutamente todo. Ciertamente una de las áreas que se vio más desafiada en este nuevo escenario es la logística y distribución, pues, tal como explicó Alberto Oltra, responsable de DHL en Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina, y de tres agentes en Bolivia, Paraguay y Uruguay, ha sido “un año muy desafiante y complejo para la logística en general”. Y por los mismos se nos presentarán muchos desafíos en el área de distribución post pandemia.

Esta complejidad está lejos de terminar, volvimos al estado de confinamiento, por lo que el abastecimiento de enseres básicos a través del comercio electrónico vuelve a tomar protagonismo y con ello aumentan nuevamente las exigencias a la cadena de distribución. En el blog anterior abordamos los retos de la gestión logística en pandemia.

Sin embargo, este año 2021 no deberíamos enfrentarnos al colapso que ocurrió el año anterior, las empresas de distribución se han fortalecido, han contratado más personal, invertido en digitalización y optimización de procesos. Por ello, en la actualidad los desafíos de la distribución post pandemia serán responder a las nuevas exigencias, tales como tiempos, cobertura y satisfacción del cliente.

Las nuevas exigencias

El tiempo de entrega es la exigencia por parte de los consumidores que más se repite. El sentido de urgencia en las compras es fundamental y el consumidor quiere sus productos pronto. Según el sitio The Logistic World este es un factor que se ha visto beneficiado con las cuarentenas, pues al existir menos tránsito en las principales avenidas se ha presentado una disminución de tiempo en los trayectos, lo que ha permitido mejorar los plazos de entrega de los productos.

Lo anterior es muy relevante en la actualidad, pues en confinamiento las personas se abastecen a través del comercio electrónico prácticamente de todo, comida, electrodomésticos, muebles, herramientas, medicamentos, entre otros, pues los permisos para salir son escasos y se reservan para otro tipo de trámites.

En este sentido, el desafío será mantener estos tiempos de entrega cuando la nueva normalidad comience, porque en algún momento el mundo comenzará a moverse de forma más habitual y será fundamental responder a las nuevas necesidades de este cliente que ya se acostumbró a tiempos más acotados de entrega.

Muy de la mano con la exigencia anterior está la satisfacción de los clientes, las personas se acostumbraron a entrega rápidos, con seguimiento en ruta y en el futuro querrán mantener todas estas cualidades, porque las compras a través del comercio electrónico llegaron para quedarse.

En este escenario los software de control de ruta se vuelven cada vez más indispensables, y para quienes no los han contratado, ahora es el momento de actualizarse y comenzar a utilizarlos, pues cuando se retorne a una normalidad, con congestión en las vías, serán necesarios para mantener el servicio actual.

Finalmente, la cobertura de los servicios de distribución es una nueva exigencia. Al estar en confinamiento, las empresas han debido llegar a lugares que antes no lo hacían y esto representa nuevos desafíos para el almacenaje, la distribución, el transporte, contratación de personal, entre otros.

Lo más probable es que estos compradores de lugares más remotos a los que antes no les llegaban sus compras querrán seguir disfrutando el mismo servicio y se sumen muchos más.

Sin duda esta pandemia ha acelerado los cambios del sector y obligado a optimizar procesos, lo que a la larga sólo será beneficioso para el sector, que estamos seguros que saldrá fortalecido de esta crisis.

¿Quieres conocer más acerca de Drivin? Escríbenos a contacto@driv.in

Francisca es Ingeniero Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez. Actualmente se desempeña como Gerente de Desarrollo Comercial en Drivin, una solución SaaS que permite a empresas con operaciones intensivas de despacho, reducir de manera significativa sus costos de transporte y además mejorar la calidad en el servicio a sus clientes finales.