TMS

Conceptos erróneos comunes sobre los TMS

La Transformación Digital, ha dejado de ser una situación aspiracional, un proyecto para el largo plazo o un asunto sólo de las grandes compañías,  para convertirse en una necesidad  para las empresas de todos los tamaños y características que tienen como objetivo diferenciarse y lograr eficiencias en sus procesos.

Es aquí donde encontramos soluciones para casi todo, un WMS que administre los inventarios debidamente, un ERP que integre procesos administrativos, un CRM que contenga la información de relacionamiento con mis clientes actuales y potenciales, un TMS que  gestione y automatice la gestión del transporte.

Hablando de TMS podemos encontrarnos  con algunos mitos o ideas erróneas comunes sobre este tipo de software. 

Y es que, entre la oferta de softwares de gestión de transporte  existen soluciones que no precisamente son un TMS. Algunas optimizan rutas, otras ofrecen el seguimiento a la operación de distribución, pruebas de entrega entre otras funciones.

Un TMS va mucho más allá, acompañando la operación de transporte desde la optimización inicial de recursos, pasando por el seguimiento en tiempo real, las notificaciones a los clientes, la generación de indicadores y herramientas como liquidación de costos, recaudo de dinero y otras funcionalidades específicas para operaciones con necesidades que requieren de mayor especialización.

Mitos y realidades sobre los Sistemas de gestión de transporte, TMS:

  1. Mito: “Solo es para empresas muy grandes”.

Realidad: funciona en todas las empresas sin importar su tamaño.

2. Mito: Es muy costoso

Realidad: hay buenas opciones de TMS disponibles en el mercado en las que el costo será directamente proporcional al uso que se le de, funcionalidades, tamaño de la operación etc.

3. Mito: Es de difícil implementación

Realidad: No todos los TMS conllevan procesos de implementación largos y demandantes. Debemos encontrar el aliado que tenga las etapas claramente definidas.

4. Mito: es un software robusto pero rígido

Realidad: Los softwares robustos no son necesariamente rígidos, por el contrario, una de sus ventajas puede ser la flexibilidad y adaptabilidad al tipo de operación.

5. Mito: Su manejo es complicado

Realidad: Un buen TMS suele ser de uso “simple” o amigable.

6. Mito: Es difícil tener soporte

Realidad: Existen soluciones que ofrecen soporte continuo y no solo durante la implementación.

7. Mito: No se integra con facilidad con otros sistemas

Realidad: La integración dejó de ser un gran reto. Un buen TMS se integra con cualquier otro software mediante APIs de manera simple y rápida..

Finalmente, el mito más frecuente es que “es una inversión que tenemos que dejar para después porque no contamos con presupuesto” cuando realmente el retorno sobre la inversión que ofrece es tan alto, tan significativo, que al posponerlo solo perdemos dinero.

Por ejemplo, Drivin es un software TMS 4.0 que  gestiona y automatiza la gestión del transporte: planifica, recolecta, procesa y  brinda información relacionada con los despachos de productos y servicios.

Drivin s una de las soluciones más completas del mercado y se ajusta a las necesidades logísticas de las empresas a través de una plataforma modular, muy sencilla de implementar y usar.

Contamos con equipos sólidos de consultoría, soporte y desarrollo, que acompañan al cliente en sus iniciativas de impulso de nuevos negocios o mejora continua, creando una experiencia que aporta valor a sus cadenas de suministro. Al elegir a Drivin, las empresas llevan su logística a otro nivel, consiguen eficiencia real y pueden ofrecer un mayor valor agregado a sus clientes.

Conoce nuestra solución aquí

Disfruta y sigue más contenidos como este en nuestro blog. Suscríbete