Uncategorized

Cómo un gerente analítico puede optimizar la cadena logística

optimizar-la-cadena-logistica.jpg

Ya hemos conversado de distintas habilidades que los gerentes de logística y cadena de suministro exitosos deben tener. Sin embargo, en la era de la información, una de las capacidades más críticas para este tipo de puestos es el análisis de los datos.

No basta con visualizar los indicadores en un dashboard sino que se deben sacar inferencias apropiadas sobre esos datos.

En 2014, se lanzó la película “El Código Enigma”, acerca de la labor del pionero de la computación Alan Turing. El largometraje retrata el esfuerzo en el que se centró el científico durante la Segunda Guerra Mundial para desarrollar un algoritmo y una máquina para descifrar, de manera oportuna y precisa los códigos y mensajes enviados por las tropas alemanas.

Su éxito no dependió sólo de la visualización de datos, sino de hacer apuestas informadas acerca de ellos, con capacidad analítica y deductiva, así como un criterio del que sólo puede ser responsable un humano:

  • Aunque el algoritmo y mecánica estaban afinados, el equipo de Turing no fue capaz de determinar la configuración del código sino hasta que pudieron aislar una variable oculta: en los mensajes se repetían palabras como weather (clima) y el saludo nazi.
  • Una vez descifrado el código, la inteligencia británica se enfrentó a un dilema ético. Teniendo a disposición mucha información sobre los movimientos de tropas alemanes, se tomó la compleja decisión de evitar actuar sobre todos ellos, y calcular probabilísticamente el uso de la información en algunos escenarios, para evitar que Alemania supiera de esta ventaja competitiva y cambiara el código.

Turing no es sólo uno de los padres de la informática y de la inteligencia artificial, sino que uno de los gestores de la inteligencia de la información, antes que se aplicara a la gestión empresarial.  Como buen estratega, un buen gerente requiere de capacidades de análisis certeras y  rápidas. Requiere sacar conclusiones lógicas, entendiendo y operando los datos, las alertas y las señales que les indican los datos.

Frente a la entrega de los grandes datos,  los gerentes de logística  requieren tener una capacidad de análisis de escenarios posibles y una comprensión fina de las decisiones humanas  a través de modelamientos predictivos.

Hoy por hoy, por ejemplo, la propuesta de valor de cualquier empresa de logística no se basa en el servicio o el producto, sino que una mirada puesta en el cliente, segmentado en base a atributos de valor “que consideren definición e implantación de menús de servicio, el desarrollo de modelos integrados de optimización (IBP) los cuales incorporen diversas áreas como compras, producción, logística, ventas, finanzas, con capacidad de análisis estadístico avanzado”, de acuerdo a la revista Logistec.

Aunque las sistemas de información logística basados en la inteligencia de negocios y la visualización actuale permite que todos puedan utilizarla e interactuar con ella, el desafío es tener volúmenes de datos necesarios para analizarlos, los que deben ser oportunos, reales y de calidad. Esto requiere de ciertos criterios de análisis estratégico.

Bien lo dice Peter Drucker  ante la revolución  de las tecnologías de la información, “los directivos tienen que aprender dos cosas: eliminar datos que no están relacionados con la información que necesitan, y organizar los datos, analizarlos e interpretarlos y entonces dirigir la información resultante a la acción. En definitiva, el objetivo de la información no es el conocimiento, sino ser capaces de adoptar la acción correcta”.

¿Qué desafíos ves en la capacidad de análisis de la información de parte de los gerentes de logística?

¿Quieres gestionar de mejor manera tus rutas de despacho, ahorrar hasta un 30% en tus costos de transporte y mejorar tu nivel de servicio? : Solicita tu Demo Aquí

Francisca es Ingeniero Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez. Actualmente se desempeña como Gerente de Desarrollo Comercial en Drivin, una solución SaaS que permite a empresas con operaciones intensivas de despacho, reducir de manera significativa sus costos de transporte y además mejorar la calidad en el servicio a sus clientes finales.